jueves, 14 de abril de 2011

Relato histórico. Este jueves un relato



Creo que a nadie le sorprendo si afirmo que me encantan los perros. He crecido con ellos y hemos compartido situaciones de todo tipo, he observado sus reacciones, he sentido sus miradas he vivido sus padecimientos y he sufrido sus pérdidas.
Los humanos tendemos a creernos los reyes de la creación, los seres vivos más superiores o al menos con los sentimientos más elevados, pero dejar que os diga.... estamos muy equivocados, seremos los más inteligentes técnicamente y los que disfrutamos de más imaginación pero en cuanto a sentimientos mas elevados...........

Este año 2011 se han cumplido 76 años de la muerte de Hachico (10 de noviembre de 1923 — 8 de marzo de 1935) ejemplar de la raza Akita Inu que se significó por la demostración de lealtad hacia su amigo, que no amo, mas allá de su propia satisfacción.
Para quien no conozca la historia, Hachico fué recogído por Eisaburo Ueno, profesor del Departamento de Agricultura en la Universidad de Tokio, durante un año, Hachico acompañó a su amigo diariamente a la estación del tren y volvía al final del día a esperar su regreso. Esta rutina se truncó en Mayo de 1925 cuando Eisaburo Ueno no apareció de regreso al morir en la universidad por una hemorragia cerebral.
Hachico, a pesar de todos los intentos de adopción y recogida por parte de los que conocían la historia, permaneció 10 años a las puertas de la estación de tren de Shibuya esperando ver aparecer a su amigo después de su jornada de trabajo.
En 1935 Hachico falleció frente a la estación sin haber desistido en la eterna espera de su amigo.

Quizás por haber sido objeto de dos películas (una japonesa y otra americana) sea el caso mas conocido o popular pero no es el único, podéis conocer mas casos en Tejiendo el Mundo

Enlaces:
Película original:  Hachiko monogatari
Versión americana: Hachiko: A Dog's Story

Esta es la Historia cotidiana que he elegido, si ellos pueden, ¿no podremos nosotros?

Mas Relatos de Historias en el recopilatorio de Gus

30 comentarios:

  1. Quizas peco de exceso de empatia por los bichos pero he de decir, que con esta peli rebase el indice de lagrimas que se suponia a la de Titanic. En fin, amo las cosas sin dobleces, admiro la nobleza y otros tantos atributos que veo claramente reflejados en los animales.
    Asi, que dicho queda, llore como una perra viendo esta peli, que le vamos a hacer.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, no pienso ver ni una vez mas el trailler, me emociona excesivamente.

    ResponderEliminar
  3. Una historia sumamente emotiva. Conmovedora.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Yo nunca he tenido animales, a lo mas unos peces o una tortuga, por eso desconozco el sentimiento. Alguna vez escuché que en algún hospital de España, a sus puertas, está el perro de un vagabundo que falleció, recuerdo que me conmovió. Lazos de cariño e incondicionalidad hacia alguien que les demuestra que se les quiere. Es bonito, si...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me pasa como a "La susodicha" la vi una vez y fue suficiente yo también lloré como una perra, además cuando sabes que se trata de un hecho real entonces ya me muero de impotencia, de angustia, ¿cómo no se va a querer a estos animales? Preciosa, emotiva y verídica historia la de "Hachico" Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Esa fidelidad de los perros hasta el último extremo, es algo emocionante, único.
    Manu, soy de gatos, ellos demuestras su cariño y fidelidad cuando me voy de viaje, al regresar están en la puerta y me miran con ojos inquietos, desamparados, como diciendo ¿por qué has tardado tanto? No son rencorosos, aceptan la carícia que les doy para haceme perdonar y ronronean.

    Manu amigo, sabes que ese tema me ha dolido últimamente, no se me va de la cabeza los ojos de Minus cuando lo depositamos en la cajita rumbo al veterinario, en ellos vi una despedida sin rencor. Lo tengo demasiado cerca ese momento.

    No hablan, no escriben, no inventan, únicamente son ellos, honestos, puros, intensos.
    Bonita história hasta la emoción, besito.

    ResponderEliminar
  7. Vi la película japonesa hace mucho. Lo curioso es que no dudamos para nada de esos hechos, sabemos de la capacidad del perro para tener esa lealtad que los humanos a penas entendemos. bonita entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Manuel:

    Vengo desde el blog de Gustavo y también participo esta semana en los jueves creativos.

    Conmovedora historia y desde luego, no es la única. Conozco un caso cercano.
    Mi tio era quien llevaba la comida al pastor aleman que vigilaba el cercado donde guardaba el camión. Un día, al ser víctima de un infarto fulminante en plena calle no pudo ir.
    El perro se negó a comer de la pena y murió.

    Ha sido un placer visitarte :)

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  9. Queridos amigos, siempre hemos oído casos como el de Hachico, Canelo, Alicio y los demás. La virtud de estas dos películas es hacernos ver en las circunstancias en que se produce la unión entre persona y animal y la reacción de lealtad absoluta al que se considera compañero.
    Susodicha, bienvenida a este rincón que es el tuyo.
    Natali, quien sabe, cuando llegue el día inevitable quizás este Minus esperando.
    Matices, no es preciso tener animales para comprender esa química especial.
    Ardilla Roja, encantado de tu paso por este rinconcito, trepa por el siempre que quieras

    ResponderEliminar
  10. Sabes vi la pelicula y te aseguro que me faltaron clines...pero lo mas bonito fue cuando me encontre a Yako, es algo que jamas podre olvidar cuando llego a casa entonces mi madre andaba ya bastante mal con su enfermedad y se fue hacia ella se hizo desde ese instante su sombra, desde que ella no esta es mi sombra, creo no dicen que tienen un sexto sentido hacia las personas que lo estan pasando mal, y esta ahi siempre para aportanos no se como decirlo pero por decir una palabra animos con sus tonterias de diablillo...creo que alegro sus ultimos tiempos a mi madre y al resto de familia este diablillo simpaticon que nos tiene a todos conquistados.
    Una hermosa historia.
    Primavera

    ResponderEliminar
  11. Primavera, nunca te alegraras suficiente de haber recogido a Yako, a veces solo hace falta pasar la mano por su costado y ya se siente uno mejor.
    Un beso y para Yako una palmadita :-)

    ResponderEliminar
  12. Me chifla la imagen de cabecera, de veras.

    Ojalá algunas personas pudieran ser propuestas para una transfusión de sangre de perro; igual se hacían menos personas...

    Beso, amigo!

    ResponderEliminar
  13. Saludos Verónica, la imagen... una muestra del surrealismo moderno digital. En cuanto a las trasfusiones, de ser posible, más de uno aprendería humanidad con mayúsculas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Conozco la película protagonizada por Richard Gere . Pero he tenido perro y lo he perdido, por eso no necesito que se me explique, me sorprendo cada día deseando que aún estuviera aquí, no otro, él mi perro... y me siento como si estuviera ante la puerta de esa estación.
    Un beso Manuel.
    Mariví

    ResponderEliminar
  15. Personalmente pienso que tendríamos muchísimo que aprender de nuestros amigos más desinteresados.
    Tengo perro, y cada día le admiro más.
    La historia que narras creo que es una de las mejores demostraciones de amor que el ser humano puede vivir.
    Un abrazo Manu, y una historia conmovedora, la que nos escribes hoy.

    ResponderEliminar
  16. V.Nas, Celia, veo que estamos en la misma sintonía.
    Me gusta ese giro de sentirse en la puerta de la estación, pocos son capaces de reconocerlo
    besosssss

    ResponderEliminar
  17. Desde luego tenemos que aprender mucho de los animales, como la lealtad y el cariño, cosa que nosotros a veces dejamos mucho que desear. Es una bonita historia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Manuel una película muy emotiva, personalmente me encantó. Una unión perfecta entre el perro y el hombre.Y esa espera en la puerta de la estación de tren, nada le hacia desistir , la fidelidad del amigo.
    Preciosa elección.
    La imagen de cabecera realmente bonita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. San, es uno de los valores de la amistad, quizás no haga falta o no sea útil, pero un amigo siempre está ahí, donde el otro sabe que lo encontrará siempre.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Fantásticos animales, muy inteligentes sin dudas! Pero me quedo con los gatos!

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  22. Es mucho lo que tenemos que aprender los humanos de la fidelidad sin reservas de algunos animales. He podido constatar un par de historias parecidas a esta que relatas. Conmueve y nos hace pensar que deberíamos bajar algo nuestro nivel de arrogancia, ese que nos situa indebidamente en el vértice de la pirámide.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. antes de este corte de alejandro dolina, y mierntras pensaba en levantarme, escuché otra dedicada a los loros y animales de compañía en general...y era la que te iba a dejar a modo de comentario. pero me gusta más esta...al menos es más risible, es como antídoto a tu TRISTE, HERMOSA TAMBIÉN, HISTORIA:http://www.radionacional.com.ar/audios/la-venganza-sera-terrible-con-alejandro-dolina-29.html
    un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Siempre he tenido perro, quitando ahora que no puedo tenerlo. Son maravillosos, leales y nobles. Capaces de defernderte con su vida.
    Recuerdo de pequeña que se murió el perro de mi abuela, y yo creo que en mi vida he llorado una muerte tanto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  25. ¡¡No vale, eso es trampa!!
    Con un video así, ¿cómo no te vas a emocionar?.
    Te dan ganas de salir corriendo y comprate un Hachico regordete y peludo.

    Totalmente contigo (vosotros), que además me consta el amor que les tenéis.

    Besos a ambos.

    ResponderEliminar
  26. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  27. Felicitarte y felitarme por llegarme hasta tu espacio en esta ocasión
    Ahora, afortunadamente ya se han alzado en algún sitio monumentos a esas víctimas de la guerra, los animales porteadores...
    Es evidente, los animales domésticos desarrollan un lado sentimental tan acusado que existen perrros que no olvidaron a sus amos y existen amos, que levantaron a su memoria imperenne una lápida, un monolito.
    ¿Tienen alma, se habrá El Creador, después de ellos?

    Tésalo

    ResponderEliminar
  28. Que bonito perro! Has hecho que se me salgan unas lágrimas con el video. Una historia para la emoción
    Hermoso el recuerdo que trajiste Manuel.
    Besito

    ResponderEliminar
  29. Manuel!!! Yo vi la versión americana, me dio mucha ternura y lloré como loca en la peli!!! jeje Con decirte que me hiciste llorar con el trailer recién!!! Son especiales los animales, cuanto amor pueden dar!!! Yo tengo un perrito (Pusky) y una coneja (Pepa), son mis dos chiquis preciosos!!! jeje Me encanto tu relato histórico!!! Pase a ver si estaba el de la radio y me encontré con esto, mucho mejor!!!! :0) Beso grande!!!!

    ResponderEliminar
  30. Cuanto llore viendo esta peli, recordaba a mi Ziru, el amor de mi vida, el ser que mas me ha querido y al cual yo amare por toda la eternidad.

    Besos perrunos

    ResponderEliminar