miércoles, 4 de mayo de 2011

La comida, este jueves un relato

Comida Desengañá

Cuando hablamos de comida o de comer siempre pensamos en una comida mas o menos formal, ya sea la comida tradicional española de toda la vida, dos platos y postre, ya sean las tan llamadas "Nuevas Cocinas" versión francesa, versión vasca o catalana, algunas incluso declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO, en las que la creatividad y la imaginación del cocinero, perdón, "restaurador", impone las reglas.
Así estamos ya muy habituados a ir a restaurantes franceses, mexicanos, indios, vietnamitas, peruanos y un largo etcétera, que a veces hacen difícil elegir donde celebrar algún acontecimiento especial.
Pero existe otro tipo de comida también de "autor" no tan conocida salvo por aquellos que la tienen cerca toda su vida, la llamada "comida desengañada" o como suele pronunciarse "comida desengañá". Suele estar al alcance de la mano, sin florituras, sin excentricidades, a veces quizás demasiado simple en su presentación pero con una eficacia a prueba del tiempo y de las circunstancias. Locales que se van conociendo de boca en boca y que no ofrecen nada más que aquello que saben que le demanda el público no importando practicamente nada cómo es el local o que servicios añadidos tiene.
Esta Semana Santa he vuelto a uno de esos locales, no había estado en él desde hacía años y con satisfacción he comprobado que el tiempo no parece haber pasado. Misma oferta, mismo servicio, misma calidad y lo mas curioso para el que se acerca la primera vez, misma liturgia entre los clientes.
El sitio en cuestión se llama Casa Santos, ubicado a la vera de la cara oeste de la Mezquita Catedral de Córdoba, todo el mundo sigue la tradicional pauta, se pide la comanda directamente en barra al camarero y se sale a la calle a consumir la ración del plato estrella, Tortilla de Patatas. Pero cuidado, no una tortilla normal, no, el plato típico de Casa Santos es la tortilla de varios kilos de peso y unos 12 a 15 cm de espesor y tampoco se toma en un sitio normal, pues tomarse ese pincho sentado a la sombra o bajo la iluminación de la Mezquita Catedral es todo un lujo.

P.D.: para tranquilidad de los que no la conocen, advertir que aunque está siempre con clientes, se respeta escrupulosamente la limpieza y conservación de la zona.



Por motivos técnicos nos vemos comiendo en casa de María José

26 comentarios:

  1. La vi en Córdoba, casa Santos, siiii, atestada, gente fuera rozando los muros de la Mezquita. Lugar glorioso, cocina sin trampas ni cartones ni blasones, !ni ganas!
    Pero....ay Manu de mi armaaa, es que comerrr de pie no me va, gandula soy y me gusta aposentar mis cuartos traseros después de una jornada sensatamente turística, sin pasarse, conste.

    Loor a los platos que se ven y se entienden, se comen a gusto y sin disgusto del bolsillo. !Ave!
    Un beso a dos carrillos.

    ResponderEliminar
  2. Magnífica la Tortilla de Casa Santos. ¡La de veces en que me habré deleitado con ella!. Hemos coincidido no sólo en ciudad, sino en tipo de cocina, la tradicional, la de siempre, la que no defrauda nunca. Yo he dedicado mi entrada al salmorejo.
    ¿Cómo conseguirán darle ese tomo a la tortilla y que quede jugosa y rica?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Jooooo!!! Manuel tortilla de patatas, el manjar de los manjeres. Este mes de mayo tenemos pensado dar una vueltecita para ver esos maravillosos patios Cordobeses repletos de flores y desde ya me pido un pincho de tortilla en Casa Santos y si encima no duele el bolsillo, mejor que mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ya os digo, jejeje, comida de toda la vida, sin dobles sentidos.
    Natalia, jajaja, que en Casa Santos si te sientas, pero en los poyetes de la pared de la Mezquita, y a 1.5 eurillos, ¿quien dá más?
    Pepe, si sumas un buen salmorejo...... no se mueve uno de la esquina.
    San, te encantaran Los Patios, ya verás

    ResponderEliminar
  5. En este momento me iria bien un trozo grande de tortilla y detras las magdalenas de San..y ahora voy a ver si encuentro un segundo plato que ya veo que lo tiene Pepe..y mira por donde ya hice una cena al completo y sin gasto ja ja ja
    Interesante el recorrido por Cordoba tomo nota si paso por esta ciudad.
    Primavera

    ResponderEliminar
  6. qué hambre por dios... genial la entrada manu! un saludo...

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. Me lo creo, me l creo...
    ¡Pero qué apetito me está entrando!
    No hace mucho, estuve en Cordoba, en un hostal muy cerca de la mezquita.
    Ayyy, ¡lo que ha sido no saber!
    La mejor tortilla, está en los bares, sin lugar a dudas.

    Tésalo

    ResponderEliminar
  9. ¡Pero qué tortilla!!!!!!! Y yo que me jactaba de hacerlas altitas. ¡Pero si mis tortillas son de régimen! ¿Córdoba? ¿La mezquita? No; sí ya lo digo siempre yo, que tengo que ir a Andalucía. Con tu permiso me llevo este vídeo clip a clase, para enseñarles a mis alumnos ( en la lección que trabajamos la comida y estructuras de recetas) lo que es una señora tortilla de patatas. En clase a veces propongo un concurso de tortillas. ¡No veas lo que traen! ¡Y eso que el ejercicio es hacer una tortilla de patatas típica!
    La próxima visita a Córdoba avisa que me apunto!!!!!!!
    Un besote

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, Manu, no me valen los poyetes, necesito poltrona. !Venga ese salmorejo!

    ResponderEliminar
  11. Me traje una de Santos pá casa, jajaja, desayuno comida y cena e igual de rica, igual de jugosa incluso a la mañana siguiente para desayunar ¡¡increible!! En la bascula del baño 4.kg 700gm sin duda un tortillón. En Casa Santos también ponían salmorejo buenísimo. Besitooooo

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Buenooo, ahí me has dado, amigo. La comida de diseño es para hacer fotos no para llenarse la tripa. Sentarse a comer, o en los banquitos de la catedral o en una mesa, una buena cerveza fría a rematar y una buena tortilla de patatas y soy feliz como una perdiz! Así me salen a mí, gorditas y con las patatitas muy finas y doraditas con aceite de oliva... luego poengo unos pimientos rojos al horno y los aliño con ajito picado, sal y aceite... si remojas la tortilla y el pan tostado en ello, ya te mueres de gusto!!!!

    Besitoooo, jo! Babeo ya!

    ResponderEliminar
  14. Pues recuerdo haber pasado por delante pero sin entrar, lo que no recuerdo es porque. La próxima vez ya lo sé. Vaya jueves, parece un reclamo de ¡vuelva Ud por Córdoba!
    Primero el salmorejo de Pepe, luego la tortilla de Manolo y ahora iré a ver a que invita Maria José.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  15. Mira que éxito ha tenido la humilde tortilla de papas! Sumandole todos los atractivos, la belleza y el arte de Cordoba, para alimentar el cuerpo y el espiritu. Y digo yo.... ¡podriamos quedar un dia todos los jueveros para degustar una de esas tortillas!
    un beso

    ResponderEliminar
  16. ...pues sin lugar a dudas: TENGO QUE IR A CORDOBA, me muero por probar ese plato desengañado....
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  17. Y los Dioses bajaron a la Tierra, (exactamente a la acera del "Santo" de Córdoba) y saciaron su divino apetito, santificando la fiesta con esa espectacular Tortilla. Seguro la acompañarían con un exquisito y bendecido vino de la casa del Señor.

    Digo, que habrá que quedar... NO?

    Abrazos

    ResponderEliminar
  18. Vaya!...ya tengo en vista un buen lugar para conocer y comer cuando vaya por aquellas tierras! jejeje...la comida logra ser un buen vínculo para hermanar pueblos y culturas!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola Manuel.
    No tengo el placer de conocer ese lugar, aunque con tú descripción, será fácil llegar a él.
    Me ha gustado mucho tu relato y si tengo la oportunidad, también degustaré la tortilla magestuosa que describes.
    Un inmenso placer.

    ResponderEliminar
  20. Lastima que me quede tan lejos para aprovechar tal recomendaciòn.

    cordial saludo

    ResponderEliminar
  21. Si es lo que digo yo, comida de toda la vida de esa rica y sabrosa. Tomo nota para cuando vaya a Córdoba.
    Besossssssss

    ResponderEliminar
  22. No dejeis de probarla es un majar. Y por cierto Manu guion bajo Tais...que ya vamos jugando con las palabras ,,,Eh? y bien puestas como deben estar. Veras si al final me haces la competencia...
    Un besazo guapisimo

    ResponderEliminar
  23. Uhhhh, MJ, anda que no me queda trecho que recorrer para verte en el horizonte!!!!!!
    besosssssssssssss

    ResponderEliminar
  24. Que altura madre mia! Cuando lei el texto y decías de 15 cm realmente no lo habia visualizado, hasta que me diste con la foto!
    Que rica y que ganas de comer tortilla que me diste. Para nosotros no es algo diario, de valor cotidiano, se hacen si en los hogares y se piden las buenas-buenas en algun restaurant de comida española. Pero no es para nosotros como el choripan, o la empanada, pizza que admite comerse estando parados en la calle.
    Me gustan muchos estos retazos de cultura propia Manuel, tu disposición para subir un video, una postal de tu tierra, me parece de una sensibilidad fina.
    Muy bueno
    Besote

    ResponderEliminar
  25. Pues si a veces no hacen falta garndes lujos para disfrutar de una buena comida. Esa tortilla debe estar de muerte y con esa misión más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. No había escuchado nunca lo de la "comida desengañá", tomo nota... A mi me gusta llegar a las ciudades y encontrarme con estas sorpresas, creo que es lo que tiene de especial conocer lugares y mezclarse con su cultura y sus gentes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar