jueves, 23 de abril de 2015

Este jueves un relato: "LA DESPEDIDA"

Mucho tiempo simplemente viendo, pero esta vez el tema de la convocatoria me llegó directamente y cual asalto me dio el texto y el sentido, dicho y hecho aquí mi aportación

Despedidas
En primer lugar no me gustan nada pero si que diferencio entre despedidas y DESPEDIDAS.

Las primeras serían aquellas que aunque tristes, mantienen la ilusión del regreso, el cual se vive y se espera como una verdadera fiesta. En las segundas, las DESPEDIDAS, en cambio no existe esa esperanza, son de una sola vía, sin retorno, dejando solo al principio la tristeza de la pérdida y con el tiempo el recuerdo de los buenos momentos.

En estos tiempos de tan rápidas comunicaciones, donde la tecnología nos hace pensar que no existen las distancias parece que las despedidas son cosas de un romanticismo caduco. Pero yo conozco bien donde siguen siendo algo presente y plenamente actual, cómo una parte de la sociedad las viven y sienten de una forma constante y que aun así llegan a asumirlas como si fuera algo natural y sabiendo que cualquier despedida pude convertirse en DESPEDIDA.

Como siempre me apoyaré en las facilidades multimedia para plasmarlas, solo pediros que los veáis con empatía, porque los que se van en cualquiera de los dos casos no se fueron por motivaciones egoístas o materiales, sino con la cabeza alta y poniendo todo su corazón en el viaje.

despedidas




DESPEDIDAS



Otras despedidas, pero siempre con retorno, en el Califato de Pepe

20 comentarios:

  1. Un escrito muy simpático Manuel! un gusto!

    ResponderEliminar
  2. Contundente tu consideración primera y la ejemplificación de después. Nunca he entendido las guerras, eso de prepararse para morir aludiendo un deber que se relaciona, por lo general, con decisiones ajenas, arbitrarias e injustas. Pese a ello, la entrega por un ideal es loable y más que respetable la profesionalidad de quienes aceptan ese reto como un servicio a su gente.
    Me alegra que estés de vuelta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Manuel que gusto leerte nuevamente! Me gustó mucho este texto, bien claro en cuánto la diferencia entre una y otra despedida. No me gustan las guerras, ni ver a los hombres (aunque sea por elección) partir hacia ellas. Y menos me gusta verlos morir para beneficio de otros que dirigen estas cosas desde detrás de su escritorio. En fin es un tema complicado.
    Un abrazo y bienvenido una vez más!

    ResponderEliminar
  4. Muy elocuente tu texto, Manuel.
    Aparte del dolor que causan estas despedidas tan dolorosas para sus familiares, las guerras generan mas injusticia y desigualdad, muerte y empobrecimiento.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Muy elocuente tu texto, Manuel.
    Aparte del dolor que causan estas despedidas tan dolorosas para sus familiares, las guerras generan mas injusticia y desigualdad, muerte y empobrecimiento.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Manuel que alegria tenerte con nosotros, espero y deseo que tus participaciónes no se espacien en el tiempo y nos regales tu visión de los temas propuesto con más frecuencia.
    En este jueves nos muestras la despedida en minusculas y las DESPEDIDAS en mayusculas, sin duda alguna de elegir siempre la que se da con la esperanza del reencuentro. La otra es demasiado dura y aceptarla y asumirla no es tarea facil.
    Lo dicho me gusta siempre tu visión.
    Un abrazo lleno de cariño.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno tu relato, lleno de realidad y verdad y además escribes de una forma muy positiva.

    Tristes esas despedidas de los vídeos...

    Muchos besos, un placer leerte.

    ResponderEliminar
  8. Llevas mucha razón en hacer esa distinción en esas clases de despedidas, porque son muy pero que muy diferentes.

    ResponderEliminar
  9. Buenos días, Manuel:

    Comparto lo que escribes y admiro cómo lo escribes: sí, unas despedidas son un “hasta luego” y otras un “adiós”.
    Tienes toda la razón en tu reflexión sobre la manera en que la “tecnología” está afectando a nuestra percepción de la realidad y condicionando nuestras relaciones afectivas.

    Un verdadero placer leerte, Manuel.

    ResponderEliminar
  10. Aclaras las dos formas de despedidas que puede haber, llenando de esperanza a los que te leemos por aquello de la vuelta de quien despedimos, los videos casan muy bien con tus palabras...aunque la vuelta de los segundos es descorazonadora. Alguien tendria que parar tanto conflicto estupido, decir a quienes mandan a otros a las guerras que las hagan ellos o se vallan a su casa.
    Manuel me alegra volver a leerte.
    Abrazos amigo y muestraté un poco más si puedes.

    ResponderEliminar
  11. Que buena la diferencia entre una y otra y muy cierta... hay despedidas y DESPEDIDAS... y las de los vídeos a mi personalmente me encogen el alma... tristes... mucho...
    Muchos besinos!!!

    ResponderEliminar
  12. Me alegra volver a leerte Manuel. La verdad que esas despedidas como tú dices se pueden convertir en DESPEDIDAS; aunque ellos van contentos por ayudar a esos pueblos que lo pasan tan mal, y es un riesgo que asumen con gusto.
    Me gustaron mucho los videos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Manuel me gusta haber sido yo el que con el tema propuesto te haya incitado a volver a participar. Como a San, me gustaría veros a ambos más seguido por aquí dándonos vuestra visión sobre los temas propuestos. Sé que esas despedidas y esas DESPEDIDAS que nos regalas y sobre las cuales nos haces reflexionar son muy cercanas para tí, de ahí la emoción que se transluce en tus palabras y en tu vuelta.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. No es fácil afrontar una DESPEDIDA, duele con sólo escribir las letras en mayúsculas.
    Me alegra volver a leer tus reflexiones tan acertadas, Manuel.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Un feliz reencuentro en la semana de las despedidas, me alegra verte de nuevo por aquí.
    Sobre el tema, justamente en Líbano murió un chico por el que sentíamos especial cariño, José Antonio, un chico de Mequinenza, nuestro pueblo de adopción, al que vimos crecer. No murió en acto bélico, sino jugando al baloncesto, pero muy cerca de nuestros corazones están quienes vivieron aquella DESPEDIDA.
    Un abrazo, feliz de reencontrarte.

    ResponderEliminar
  16. Pues sí, sin duda que son distintas una y otras...en cualquier caso, todo nuestro respeto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Pues sí, sin duda que son distintas una y otras...en cualquier caso, todo nuestro respeto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. A pesar del dolor que pudieran sentir, son despedidas muy dignas.

    ResponderEliminar
  19. he recorrido a varios de los que han escrito Un placer conocerte
    me ha encantado el tuyo

    ResponderEliminar
  20. he recorrido a varios de los que han escrito Un placer conocerte
    me ha encantado el tuyo

    ResponderEliminar