jueves, 17 de mayo de 2012

Un Pacto con el Diablo
Este Jueves un relato

Siempre hemos oído esa expresión “Pactar con el Diablo” como sinónimo de estar dispuesto a todo por conseguir un fin.
El problema es cuando con los años, el concepto de diablo va cambiando, ¿Quién es el diablo?, ¿realmente existe?. Puede que todos tengamos tantos diablos alrededor que hayamos perdido la verdadera esencia del concepto.
Cuando aceptamos prebendas, nos ponemos de perfil ante favoritismos, actuamos rozando la legalidad o pasamos sin mirar por encima de cualquier situación, realmente estamos pactando con nosotros mismos, con nuestra parte oscura, esa a la que desde siempre hemos llamado Diablo, esa parte de nosotros que trasladamos y externalizamos para tranquilidad de nuestra conciencia.
¿Pacto con el Diablo? Mejor llamémosle íntimo Pacto con nosotros mismos.

Monologo de uno de los grandes

Pactar con el diablo (1997). Al Pacino, Keanu Reeves, Charlize Theron


 Más pactos,acuerdos y engaños en el negociado de GUS

18 comentarios:

  1. Esta fuera y esta dentro,decidir hacia donde dirigir nuestros pasos solo depende de nosotros.
    Mágnifico monólogo, impactante película, eso me pareció cuando la vi por primera vez.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  2. esta vez mi comentario será una lectura, la cual, creo, harás de todas las maneras : leete a GABY..ese es mi comentario...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, el diablo es esa parte oscura de nosotros mismos a la que no queremos ni oir hablar; pero que a veces la dejamos salir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Como te ha comentado Gustavo, Gaby lo ha contado bien. Todos podemos ser demonios. Como bien dices, un pacto íntimo con nosotros mismos. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Estoy muy de acuerdo!...más de uno culpará al"diablo" por su propia maldad!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me has dado que pensar, Manuel.Y mucho. Estupenda aportación.

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  7. Al levantarnos y al acostarnos, durante cada día ¿con quién pactamos y qué? Pacto de honestidad o pacto de ansiedad insaciable, al ángel o al demonio que llevamos dentro mejor conocerlo a fondo, lo decía una frase en un frontó de Delfos "conócete a tí mismo".

    Manu, tu reflexión es muy oportuna, t felicito y añado un besito.

    ResponderEliminar
  8. Completamente de acuerdo con tu reflexión, ya está bien de echar balones fuera, cada uno que asuma su responsabilidad y que deje al diablo en paz.
    Un saludo
    Mar

    ResponderEliminar
  9. Has resumido a la perfección lo que siempre se ha dicho, que todos tenemos un ángel y un diablo que nos tientan continuamente, cuando nos dejamos influir por éste segundo, en cierto modo, estamos pactando con el diablo. ¡Menos mal que eso no siempre ocurre y que a veces nos dejamos guiar por el angelito! jeje. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Con tu reflexion, haces que muchos de nosotros reparemos en nuestros propios harapos, cierto que no hay que poner un nombre a la parte contraria de nuestros pactos diarios.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Entonces no deja de ser un pacto con nosotros mismos. Nosotros elegimos la maldad o la bondad de nuestros actos. En realidad las acciones de la humanidad siempre han sido propias, pero necesitamos de otro ente a quien culpar de nuestras miserias malsanas y nuestras debilidades. Ese ser que inventamos (inventó la iglesia) se llama diablo. Pactemos pues.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Una reflexión muy certera, el camino está frente a nosotros con sus bifurcaciones, la decisión de cuál sendero tomar, es solo nuestra y de las intenciones más secretas y sinceras que a la vez nos caminen por dentro.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  13. Al diablo lo llevamos dentro y a dios también, necesitamos alguien a quién cargar con nuestras culpas y que nos libere de la responsabilidad de nuestros actos.
    Muy buena reflexión, totalmente de acuerdo.
    Un beso
    Ah! Al Pacino. genial

    ResponderEliminar
  14. Buen enfoque, Manu, pero que muy bueno... al final, como bien dices, pactamos con nosotros mismos, con nuestra parte oscura. Perfecto.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  15. Muy original tu punto de vista. Todos llevamos dentro un diablo escondido que solo dejamos salir cuando la ocasión se lo merece. No en vano Sartre dijo en una de sus obras: "El infierno somos nosotros" (en la obra de teatro "Huis-clos" -A puerta cerrada-) que te recomiendo.Besos.

    ResponderEliminar
  16. Por comentar el paralelismo del que hablabas, si, yo con uno de los grandes, de Niro, tu con otro, Pacino, pero además con películas del mismo año.
    Estupendo el monólogo que aportas.
    Sobre el texto, es cierto, el diablo es subjetivo, cada cual sabemos que no está, sino en nosotros y que podemos o no hacerle caso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Creo que le temo más a la parte oscura del hombre que al mismísimo Diablo. Estoy de acuerdo con vos, lo peor está dentro de nosotros mismos. Y es una pena que muchos lo dejen salir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. El diablo nos es sino una representación de la maldad presente en nuestras vidas y que siempre es una alternativa, una opción elegible en nuestro comportamiento.
    Buen texto para reflexionar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar